Los halcones, los animales más privilegiados de Abu Dabi

¿Eres de los que todavía se sorprenden cuando ven a un perro vestido con ropa de firma o incluso con piezas de joyería? Pues no somos los únicos en tratar a nuestras mascotas de una manera altamente privilegiada. En los Emiratos Árabes hacen lo propio con sus animales de compañía, que en este caso son principalmente los halcones.

Los halcones son un ave con connotaciones casi sagradas. Son el ave que representa al país y un símbolo de unión entre todos los musulmanes. No es nada raro que hombres de negocios reserven dos asientos en un vuelo para poder llevar a su halcón cuando viajan. Y tampoco lo es que gasten auténticas fortunas en entrenadores, cuidadores o en alimentación especial para estos pájaros.

Un hospital especializado en halcones

Por eso, no es nada raro que en Abu Dabi se encuentre el hospital para halcones más importante del mundo. Y también uno de los centros para mascotas más caros. Este centro está dirigido por una veterana veterinaria alemana, la cual incluso es consultada por miembros de la familia real en lo que se refiere a sus halcones.

Una muestra de lo importantes que son estas aves para sus dueños es el prestigio que esta doctora tiene y el respeto con el que es tratada en una sociedad en la que la mujer es poco más que un cero a la izquierda y carece de muchos derechos elementales.

En otros tiempos, cuando en Abu Dabi no había más que tiendas de campaña y desierto, los halcones eran la base de la superviviencia de la familia ya que eran la mejor herramienta que tenían para cazar y asegurarse el alimento. De ahí viene la íntima unión con estos pájaros a los que sus dueños tratan con tanto cariño que incluso llegan a enseñar a besar, como se hace con los perros o los gatos en nuestro país.

El mercado ilegal de especies

Pueden llegar a pagarse auténticas fortunas por los mejores ejemplares, algo que saben bien los traficantes de especies que tienen a este país como uno de sus principales objetivos ya que encuentran ahí a compradores dispuestos a pagar mucho más que en cualquier otro lugar por halcones que, en muchos casos, proceden de polluelos robados de nidos.

Son muchas las campañas que se llevan a cabo para evitarlo y más de una vez vemos titulares al respecto.


El plomo continúa envenenado a las aves rapaces en todo el mundo

El problema de envenenamiento por plomo es común en las aves rapaces. Los perdigones que los cazadores dejan en los cuerpos de los animales son los responsables de este problema. Cuando los cazadores salen a cobrarse sus presas, muchos animales escapan heridos y mueren más tarde, siendo devorados por las aves carroñeras. Estas, al comer la carne de los cadáveres ingieren también los proyectiles que tienen el plomo y que envenena su sangre.

Los últimos en dar la voz de alarma han sido los activistas de Botsuana. En este país hace ya tiempo que están prohibidos los safaris de caza en los terrenos públicos, pero siguen llevándose a cabo en terrenos privados. Los cazadores, una vez que se cobran la presa y tienen su trofeo abandonan el cuerpo que es devorado por los buitres.

El problema es que en las zonas privadas en las que se llevan a cabo este tipo de cacerías hay abundancia de comida y por eso, las aves carroñeras acuden en grandes cantidades y se acostumbran a alimentarse en esa área. De este modo, comen exclusivamente carne procedente de la caza que está envenenada con plomo.

Los cazadores furtivos, una amenaza para las aves rapaces

Otro de los problemas con los que se encuentran estos buitres es con los cazadores furtivos. Las aves saben que cuando hay cacería hay comida y por eso se han acostumbrado a seguir a los cazadores sobrevolando la zona en la que actúan.

Esto ha hecho que muchas veces, los furtivos son detectados por la presencia de los buitres en el cielo. Para evitar esto, estos ilegales están llevado a cabo un macabro plan. Matan a un animal y envenenan su cuerpo con grandes cantidades de plomo dejándolo para que los buitres lo devoren, se intoxiquen y mueran.

De este modo, les queda el campo libre para actuar y poder llevar a cabo sus delitos sin ser delatados por el vuelo de los pájaros.

Los buitres que comen plomo de manera habitual, aunque no sea en las sobredosis que les causan los furtivos, presentan un gran riesgo de muerte. Pero incluso los ejemplares que sobreviven tienen problemas de salud y en muchos casos resultan ser estériles, lo que amenaza su reproducción y, por tanto, la supervivencia de la especie que podría verse amenazada.

Un problema que ahora se ha denunciado en este país africano pero que es una constante en todo el mundo.


Las aves rapaces nos avisan de la contaminación en el ambiente

El pasado mes de febrero tuvo lugar en Ciudad Real un encuentro entre más de sesenta expertos pertenecientes a veinticuatro países europeos diferentes. El motivo de esta reunión no era otro que el de coordinarse en la realización de trabajos destinados a monitorizar la presencia de contaminantes ambientales que puedan tener influencia en la salud de las personas.

Esta iniciativa, que tiene por nombre "Acción Cost ERBFacility" pretende conseguir una mejor evaluación de los contaminantes que hay en el ambiente y de su incidencia sobre la fauna y la flora del lugar. De este modo se podrá descubrir de una forma más rápida, más eficaz y más económica, la presencia de contaminantes que puedan perjudicar al hombre.

Las aves rapaces van a jugar un papel muy importante en todo esto, ya que son especialmente sensibles a muchos de estos contaminantes, actuando como centinelas que darán la voz de alarma cuando aumenten los niveles de contaminación o se perciba la aparición de algunos de estos compuestos que pueden tener graves consecuencias para todo el ecosistema y también de forma directa en el hombre.

Informar es una manera de prevenir

Evidentemente, el hombre siempre se va a ver perjudicado de una o de otra manera cuando se causan daños en el ecosistema, pero muchas veces, estos daños son indirectos y nos cuesta darnos cuenta de su importancia. Sin minimizar la importancia de esto, en el caso que nos trata de estudian incidencias más directas que pueden tener repercusiones a corto plazo en la salud de las personas.

Para conseguir todos estos datos no solo se van a estudiar a las aves rapaces, aunque estas sean uno de los factores más importantes, sino que también se van a coger otra serie de muestras biológicas para poder llevar un control y poder comparar las diferentes mediciones.

Además de este papel, la iniciativa pretende también llevar a cabo una labor informativa ya que en muchos casos se desconoce la legislación vigente y recordarla es una forma de hacer que los ayuntamientos, las empresas y también los particulares, se preocupen un poco más por la manera en la que tratan en el entorno en el que viven.

Por desgracia, muchos solo son conscientes de la necesidad de cuidar el entorno cuando ven la amenaza real de denuncias y sanciones que pueden causar daños en el patrimonio.

El río Manzanares necesita de aves rapaces

Si hay algo importante en cualquier entorno es la biodiversidad. No somos conscientes de que cada vez que la acción del hombre acaba con una especie en una zona, está causando un desequilibrio que puede conllevar auténticos problemas.

En el río Manzanares se puede ver un buen ejemplo de lo que estamos diciendo. Con el paso de los años, el hombre ha acabado con algunas especies que tradicionalmente vivían en los márgenes del río, como las aves rapaces y también los murciélagos. Estos animales tenían una misión clara, que era la de mantener a raya a los roedores y a los insectos de la zona.

Al descender vertiginosamente la población de rapaces y de murciélagos de la ribera del río comenzaron a proliferar los ratones, las ratas y los insectos que carecían de depredadores. Esto causa, como es lógico, un problema de salubridad.

El cernícalo, el mochuelo o el autillo son algunas de las aves que tradicionalmente vivían en las laderas del Manzanares y que acabaron marchándose debido a las presas y a no poder estar establecidos durante todo el año en esos lugares. Finalmente, se iban a lugares que les ofrecían una mayor estabilidad.

Casetas para aves

Las casetas para aves que propone el Ayuntamiento de Madrid por consejo de los grupos ecologistas, son una inversión muy barata pero muy eficaz ya que se une a la apertura de presas que se ha estado llevando a cabo en los últimos años. Esto hace posible que las aves rapaces, así como otras aves insectívoras, puedan asentarse de manera definitiva en los márgenes del río.

Tal es la importancia de la labor de estas aves que se les considera controladores sostenibles de plagas. Este es un buen ejemplo de como la cooperación entre grupos ecologistas que conocen bien una zona y sus necesidades y las autoridades locales puede hacer que mejore el espacio natural para todo el mundo y además se controlen plagas muy peligrosas. Y lo mejor de todo es que no es necesaria la inversión de grandes cantidades de dinero para conseguir resultados visibles y muy buenos.

La recuperación del río y la apertura de presas ya han sido fundamentales para que otras especies animales y vegetales autóctonas comiencen a aparecer de nuevo, consiguiendo para que haya un equilibrio natural en la zona. Por todo esto, esperamos ver pronto más aves rapaces en los márgenes del Manzanares.

Alimentación suplementaria para aves rapaces

La alimentación suplementaria es una técnica para aumentar la cantidad de aves rapaces que hay en una zona. En lugar de introducir a más animales, lo que hacen es dejar al alcance de los que ya hay alimentos para que puedan comer o llevar a su nido. Cuando esto se hace durante la época de cría, se consigue que la hembra esté bien alimentada y ponga más huevos y, una vez que los ha puesto, pueda sacar adelante a todos sus polluelos sin problemas de alimentos.

Por eso, se considera que esta técnica es una de las más eficaces para aumentar la población de algunas rapaces como los quebrantahuesos, de una manera muy económica. Se considera que es mucho más efectivo que introducir crías que han nacido en cautividad y, además, puede hacer que haya un gran número de polluelos que incluso pueden usarse para ser reintroducidos en otras zonas en las que es necesario aumentar la población.

No es tan fácil como parece

Si bien es un método más económico que criar a aves en cautividad para luego liberarlas, no es tampoco una forma exenta de dificultades. Por ejemplo, para alimentar a las águilas de este modo hay que dejar cada día un conejo muerto en una zona fija donde el ave pueda cogerlo sin que se le adelante otro animal salvaje. Por eso, suelen ponerse en zonas altas y muy cercanas a los nidos.

Al hacerse cada día a la misma hora, el ave se acostumbra a ir a por su conejo y ya lo espera de forma natural. Pero en el caso de los quebrantahuesos todo se complica. Por un lado, viven en zonas mucho menos accesibles y, por otro, su fuente de alimentación principal es la médula de huesos de animales putrefactos. Así que se trata de poner a su alcance huesos para que pueda abrir y alimentarse.

Es muy importante realizar un estudio previo para saber en qué zonas están las parejas de quebrantahuesos más vulnerables. Generalmente son las más jóvenes, ya que tienen que anidar en los peores terrenos para alimentarse y por eso tienen más dificultades para criar. Gracias al programa, podrán hacerlo igual que las parejas que tienen sus nidos bien situados cerca de fuentes de alimentación naturales.

Las aves de gran tamaño son las que más se benefician de esta técnica de alimentación suplementaria que tanto éxito está teniendo.

La Guardia Civil golpea fuerte contra el comercio ilegal de aves rapaces

El pasado mes de noviembre pudimos ver en las noticias y en los periódicos como se llevaba a cabo una importante operación contra el comercio ilegal de aves rapaces, la cual tuvo lugar en Ibiza pero que también implicó a Mallorca y a Menorca. Un total de ocho personas fueron detenidas y se incautaron un total de veintitrés aves que iban a ser vendidas de forma ilegal.

El Seprona fue el cuerpo encargado de llevar a cabo esta operación, que ha sido considerada como un gran éxito por parte de autoridades de la Guardia Civil y del estado. Todas las aves incautadas tiene el máximo grado de protección: 11 halcones peregrinos, 2 águilas perdiceras, 3 águilas reales, 1 azor, 4 cernícalos comunes, 2 pigargos de Steller además de 1 mono verde. Según los expertos, en el mercado ilegal el precio que podrían haber alcanzado estos animales superaría los 82.000 euros.

La procedencia de las aves

Se cree que la mayoría de las aves incautadas proceden de la naturaleza, es decir, fueron robadas siendo polluelos. En muchos casos, incluso se roban los huevos para que los pollos nazcan ya en cautividad y sea mucho más sencillo poder manejarlos e incluso venderlos.

Se sabe que los mismos huevos son también vendidos de forma ilegal y que es mucho el dinero que mueve este tipo de ventas.

En este caso, algunas de las aves eran águilas perdiceras, una especie que se extinguió en las Islas Baleares y que ha comenzado a reintroducirse mediante diferentes campañas. Se cree que es posible que algunas de estas aves procedan, precisamente, de esos ejemplares reintroducidos o descendientes ya que sus papeles estaban falsificados y tenían las anillas manipuladas.

Además de los animales también fue descubierta una plantación de marihuana en una de las instalaciones que fueron registradas por la Guardia Civil, lo que ayudará a aumentar la pena de los responsables.

Las federaciones de caza, felicitan la labor de la Guardia Civil

La Real Federación Española de Caza ha sido una de las primeras instituciones en felicitar a la Guardia Civil por su labor. Su presidente ha declarado que "se mantendrá muy atento al desarrollo de las diligencias para sumarse a la acusación particular en este grave delito contra la naturaleza".

También la Federación Balear de Caza ha mostrado su apoyo a la Guardia Civil y tras los hechos han suspendido sin fecha la celebración del Campeonato de Cetrería de Baleares previsto para el fin de semana siguiente a los hechos.

 

Inicio← Publicaciones mas antiguas